Cheesecake de dulce de leche

Cheesecake de dulce de leche

Cheesecake de dulce de leche

 

No os ha pasado que al poneros a escribir una entrada de un blog os quedais mirando la pantalla y no sabéis ni por dónde empezar? Pues eso me pasa a mí, pero no por falta de ideas no, porque mi cabeza es un contante hervidero de ellas y el brainstorming que tengo a diario, no solo con el blog, sino con miles de historias, experiencias y/o preocupaciones más, es constante y algunas veces hasta alarmante.

Ya os lo conté un día que desde bien pequeña, o más bien, desde que supe leer y escribir a una edad más avanzada que el resto de mis iguales, no he hecho más que escribir por dejar plasmadas muchas de las cosas que continuamente me pasan por el hemisferio cerebral derecho pero una cosa es la fuga de ideas y otra muy diferente plasmarlas sobre un papel, y en este caso en concreto, sobre una entrada en un blog donde la finalidad es hablar de lo rico que está lo que presentas o en última instancia, recomendarlo fervientemente.

La cuestión es que quería dejar por escrito algo a lo que llevo dándole vueltas, pero concretamente hoy, mi falta de asertividad no me lo permite. Esperaremos a momentos mejores o conversaré con personas más legas y experimentadas para que me ayuden a darle una vuelta de tuerca a ese pequeño tema y como convertirlo en algo socialmente aceptable o, por el contrario, abandonar cualquier conato de transcribirlo por escrito y dejarlo que siga fluyendo en mi azotea.

 

Cheesecake de dulce de leche

 

Y vamos al tema central que hoy nos ocupa de verdad.

Este Cheesecake de dulce de leche lo hice para estrenar el mantel que me llegó desde Sokios, una empresa 100% española de ropa del hogar con un diseño de lo más alegre y original y sobretodo ecofriendly y de una calidad extraordinaria.

En Instagram ya os enseñé por stories  el mantel que podéis ver en las fotos pero también os hablé de lo que consideraba más importante de esta pieza:

  • No necesita plancha: como es la tarea de la casa que más odio, me viene francamente fenomenal!
  • No destiñe ni encoge: me fastidia muchisimo cuando una prenda empieza a perder color y a envejecer a pasos agigantados y sobretodo cuando la talla de una prenda que has comprado te valía perfectamente y después del primer lavado se convierte en un juguete para las muñecas de mi hija.
  • Se puede secar en la secadora: aunque no tengo, espero en un futuro tenerla pero eso ya me da una idea de que la tela no va a encoger con los lavados.

 

Cheesecake de dulce de leche

 

En cuanto al Cheesecake de dulce de leche en sí, os diré que es una auténtica maravilla! Eso sí, tenéis que ser casi igual de fanáticos del dulce de leche como yo!!!

Y no solo eso, por la época en la que estamos y con el calor apretando también, tenéis que ser muy arriesgados para encender el horno para elaborarla pero os diré que merece la pena con creces. El sabor a cheesecake con la combinación del dulce de leche es casi magistral.

Yo lo adorné con un buen puñado de frutas del bosque por encima que me fascinan y más dulce de leche para coronarlo y señores y señoras, aseguro que es un espectáculo de sabor!

El dulce de leche que utilicé en esta ocasión de la marca Mardel es el clásico que resulta ser el que más le gusta a mis peques, otros auténticos fans de este manjar.

Para ver más recetas con este ingrediente os dejo las que tengo publicadas hasta el momento:

Volveré con más recetas…

 

Cheesecake de dulce de leche

El corte y el color lo dicen todo

 

 

Cheesecake de dulce de leche

Ingredientes:

Para la base:

  • 60 grs de galletas (podeis usar las que queráis: Maria, Lotus…)
  • 40 grs de mantequilla derretida

Para el Cheesecake:

  • 500 grs de queso crema
  • 40 ml de nata para montar
  • 100 grs de azúcar
  • 2 huevos L
  • 1 cda de harina
  • 4 cdas de dulce de leche
  • 1 cdta de extracto de vainilla

 

Cheesecake de dulce de leche

 

Elaboración:

  1. Triturar bien las galletas en un procesador o dentro de una bolsa de congelar y pasando por encima un rodillo
  2. Calentar la mantequila en el microondas hasta que se derrita y mezclar bien con las galletas
  3. Cubrir la base del molde presionando bien ayudándonos de una cuchara. Reservar en la nevera
  4. En un robot de cocina mezclar bien el queso crema junto al azúcar hasta que no queden grumos y después añadir el resto de ingredientes y batir bien hasta que nos quede una masa cremosa
  5. Sacar el molde de la nevera y rellenarlo con la mezcla anterior
  6. Hornear 10 minutos a 180º y después a 120º durante 45-50 minutos o hasta que veamos que ha cuajado (dependiendo como nos guste)
  7. Dejarlo media hora dentro del horno con la puerta abierta y después dejarlo templar a temperatura ambiente
  8. Desmoldar y decorar con frutos rojos y dulce de leche por encima

 

Fuente: I Love Bundt Cakes
Molde:
Desmontable de 15 cms de Lékué
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.